Las 4 bases de un negocio que garantizan que tu proyecto tendrá éxito

0
169

Las cuatro bases de un negocio para emprender un proyecto y estar seguro de que va a funcionar son como las cuatro patas de una mesa. Es como tener los cachos del toro agarrados por las manos.

Las cuatro bases de un negocio para estar seguro que tendrás éxito.

Ellas son:

1 Estar seguro que tu producto y/o servicio realmente es bueno.

2 Contar con el asesoramiento de alguien con más experiencia en eso que vas a hacer.

3 Hacer un estudio de mercado que te de ese panorama que no has visto y tengas una visión más amplia.

4 Encontrar qué puedes dar a los cientes que te diferencie de la competencia.

Sentir que tu producto o servicio realmente es bueno

A veces podemos estar implicados con proyectos que no son del todo nuestro. Y que a veces no nos convencen. Quizás porque te asociaste en el proyecto de otro.

esto va a funcionar

Debes hacerte un favor y preguntarte a ti mismo, ¿este negocio es realmente bueno? Si yo fuera un potencial cliente, ¿me decantaría por este producto o servicio o preferiría el de la competencia?

Si las respuestas a estas interrogantes no son tremendamente positivas, entonces debes plantearte evaluar seriamente tu proyecto. Entre las bases de un negocio este es el primero que debe existir.

Es muy importante que lo que vallas a hacer sea algo que a ti más que a nadie te guste. Si es un producto, tú eres el primero que deberías comprarlo. Si es un servicio, un servicio que tú adquirirías. Puedes ver que los grandes servicios son algo que de una u otra manera les llega al público por el gran aporte que ofrecen.

Por lo general casi siempre, los grandes emprendedores, antes de poner a la venta su producto o servicio sabían de antemano que funcionaría. Lo sentían y lo tenían seguro. ¿Cuestión de fe? No, hay que conocer lo que se ofrece y a ciencia cierta saber lo bueno que es. O más aún, que te apasione lo que ofreces.

Busca el asesoramiento de alguien que tenga más experiencia en eso que vas a hacer.

Fundamental para el emprendedor inteligente. Busca a alguien que te pueda hablar de sus experiencias y en especial, que escuche sobre tu proyecto. Por lo general estas personas son muy abiertas a dar la mejor información posible y a poder evaluar la factibilidad de lo que propones.

mi visto bueno

No obstante, tienes que encontrar a la persona indicada. Esta persona igual debe estar o haber pasado por esa situación.

A veces pasa que no conocemos a nadie de a nuestro alrededor. Entonces allí es donde el espíritu emprendedor te debe llevar más allá. Haz una costumbre el buscar de una u otra manera a estas personas. Sin penas y sin temores. Seguramente ellos también pasaron por lo mismo.

A veces es tan fácil como buscar la guía telefónica, chequear en Internet, en redes sociales, preguntar a amigos. Lo importante es que incorpores esto como algo importante. La opinión de alguien con más experiencia en lo que vas a hacer, para los emprendedores inteligentes, es fundamental. Es como un documento que deben tener por escrito en tu plan de trabajo.

Estas personas, por lo general te van a decir los pro y los contra con respecto a tu emprendimiento. Esos comentarios te van a agregar datos que podrían tranquilizarte sobre la factibilidad del proyecto, o al contrario, te podrían dar una alerta de que a tu emprendimiento le falta algo y que es recomendable solventarlo antes de lanzarte al agua.

Hacer un estudio de mercado

Fundamental en las bases de un negocio y de lo más básico en un proyecto cualquiera. Un emprendedor inteligente no arranca nada sin un estudio de mercado. Esto es como la radiografía de un proyecto.

analisis de mercado steve bill

Algo bastante resaltante de esto es que no cuesta nada. Es muy práctico realizar un estudio de mercado si así te lo propones. Una agencia de mercadeo quizás te pueda cobrar mucho por realizar este trabajo. No obstante, el emprendedor debe simplificar siempre las cosas. Y esto es una de las cosas que suele ser bastante simple cuando encuentras cómo.

Un estudio de mercado es un sondeo a los potenciales clientes y, a su vez, a las potenciales competencias.

Los potenciales clientes pueden darte sus puntos de vista en función de sus intereses (que mejor que eso) y a su vez te añadirán aspectos que no has visto y que por ende no has incorporado a tu proyecto. En pocas palabras, sabrás si lo que tienes le gusta a tus clientes, y sabrás más de lo que quieren ellos.

Las potenciales competencias son también a consultar. Puedes hacerlo como si fueses un cliente, pedirles presupuestos, hacerles preguntas, observar de cerca lo que tienen, medir sus respuestas ante altas exigencias, chequear precios, sus garantías y cualquier otra cosa que consideres importante.

Todo esto debe ser analizado y arrojarte un resultado que determine que tan bien parado estás en el asunto. Lo que agregará más confianza en ti de que todo va, ahora más, a resultar muy bien.

Crear eso que te diferencia de la competencia

En este punto, después de completar los tres anteriores, estás en la capacidad de poder evaluar qué característica puedes mejorar para estar por encima de la competencia y poder esperar que los clientes prefieran tu producto o servicio por encima de los demás.

En las bases de un negocio este es un punto que se ha hecho, a través del tiempo, importantísimo para los emprendedores dado que hoy en día la competencia por el mercado es más fuerte. Por ello ves que en condiciones normales, los servicios tratan siempre de incorporarse a las nuevas exigencias. Observas que, por ejemplo, los servicios de entrega a domicilio aumenta, que en donde menos te imaginas ya tienen puntos de venta, muchos servicios se pagan vía online, entre otros.

Porque parte de este punto es también que busques qué te puede diferencia de los demás o por lo menos que no te descarten.

ese es mi secreto

Qué pasa si falla tres o dos de las cuatro

Estas bases de un negocio son como una mesa. Al faltar dos de cualquiera de las cuatro, ya la mesa se cae. Esto te puede alertar de que debes evaluar lo que vas a hacer.

Si el asesoramiento de personas con más experiencia en el ramo te dan indicadores de que lo que piensas hacer no es indicado, es una mala señal.

Al igual que si el estudio de mercado te arroja que, por más que te guste el proyecto, los clientes no van a sentir que le das algo de mucho valor, entonces algo va mal también.

Si esas anteriores se mezclan conque no te diferencias de la competencia o que no te gusta del todo o no te apasiona el proyecto, es signo de que no debes apostar por ese proyecto.

Pero de fallar solo una de las cuatro, ya la mesa no se cae.

Cuando un de estas bases de un negocio no está del todo desarrollado pero las otras tres sí, se puede ya tener un nivel de confianza por encima de la media. No obstante analiza. La experiencia dictamina que de estar en esta situación podrías estar ante algo muy bueno pero que alguien no se ha dado cuenta. Quizás eres tú quien no se ha dado cuenta, quizás tus asesores o quizás el público. Chequea qué pasa. A fin de cuenta nadie sabía lo tanto que necesitaba un smartphone hasta que existió.

En conclusión

Teniendo contigo estos puntos solventados en tu proyecto estoy seguro que el nivel de confianza será muy alto. No vas a hacer algo que esté fuera de lugar, con interrogantes, con incertidumbres o con dudas.

Estas cuatro bases de un negocio te ayudan a estar muy claro de todo el panorama que implica, tener la suficiente información, estar seguro de la factibilidad de existencia de clientes potenciales. Todo esto son factores que infunden una tranquilidad inmensa en que las cosas saldrán bien. Todo lo demás ya serán factores que dependerán de ti, de los cuales tú tendrás todo el control.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here